¿Por qué el Yoga no es una gimnasia?

Boletín de noticias

Suscríbete a nuestro boletín electrónico mensual para estar al día con las últimas noticias, artículos e historias de la Elefanta Urbana:

    ¿Prácticas yoga? ¿Cómo te hace sentir?

    Las asanas de yoga son posturas corporales que nos ayudan a explorar nuestras posibilidades y potencialidades.

    Trabajan la flexibilidad, oxígenan el cuerpo potenciando la circulación, fortalecen el sistema inmune y favorecen que los órganos funcionen correctamente, así que con todo aumentan nuestra vitalidad y salud.¿Está genial, eh? Ya, pero esos beneficios también los aporta el deporte.

    Entonces ¿dónde está el quid de la cuestión?🙄 ¿Qué diferencia las asanas de yoga del deporte? ¿Porqué no es una gimnasia?

    Bueno, pues lo cierto es que forman parte de una tecnología tan antigua como profunda para la transformación de la consciencia.

    En occidente, actualmente cada vez están más extendidas y se pueden practicar en muchos sitios. Incluso también desde casa utilizando las redes y plataformas online ¡Seguro que conoces a muchas personas que dicen que están practicando yoga!

    Sin embargo, debido a nuestro modelo de vida y también a la desinformación, en muchos casos, se practica difiriendo enormemente de las bases fundamentales en las que se sostiene: la rapidez en la persecución de los resultados, la falta de sensibilidad en el proceso y la superficialidad en el objetivo nos lleva a confundirlo en mero ejercicio físico y en atrevidas posturas que en ocasiones sin experiencia pueden rozar lo peligroso.

    En cambio, la práctica de asanas de yoga es una búsqueda humana hacia la unidad con lo trascendente, que invita al autoconocimiento, a la presencia diaria y a desarrollar el respeto hacia toda forma de vida.

    Por ello es tan importante que elijas un buen centro y un profesor que te guie.

    Desde Yoga Castellón llevamos 40 años acercando el yoga en este sentido y te invitamos a practicarlo estés donde estés:

    Escuchando tu respiración.
    Sintiendo tu cuerpo.
    Respetando tus posibilidades en este momento.
    Atendiendo los cambio internos.
    Conectando con tu parte más elevada y profunda.